Diseño gráfico y fotografía de 5h2o. Imagen de cabecera con fotografía de la bailaora Beatriz Bravo Escudero.

Bailaora

Publicado el 10 de febrero de 2015 en Actividades, Personas

 

Se llama Beatriz Bravo Escudero, y lleva el flamenco incrustado en los genes.
Los días de sol en Andalucía llenan de paisanos y turistas los restaurantes de la costa.
El paseo marítimo de La Herradura rezuma olores de mar y también de flores.
Esta parte del Mediterráneo es la única con clima tropical de toda la Europa Continental. En los cultivos: aguacates, chirimoyas, mangos y papayas; y en los jardines: hibiscos, mandevillas y flores del paraíso y de la pasión.
Es primavera, y los domingos hay flamenco en el restaurante Las Maravillas.
Mientras los comensales disfrutan arroces y buen pescado, la voz del cantaor del grupo se escucha por casi toda la bahía.
Poco a poco los paseantes, peregrinos de la orilla, nos vamos quedando varados en las inmediaciones de la terraza, frente al mar, donde una bella mujer baila.
Fotografía de 5h20 del detalle de un zapato de tacón de flamenco con el pie flexionado.
Casi nadie escapa de caer hipnotizado con su danza.
La descarada honestidad de los niños arrastra a los mayores, más prudentes, y les obliga a permanecer observando, cerca del establecimiento.
Alegrías, bulerías, colombianas, guajiras, sevillanas, soleás, tangos…
Su duende es absolutamente femenino. Sus pasos y sus gestos mantienen vivo el encanto del estilo clásico.
Recordé el flamenco de mi niñez, cuando las hembras de esta tierra andaluza expresaban su fuerza con coquetería y gracia.
Y me volví a enamorar de él.

Ella viste de insolencia y de dulzura,
se arropa de descaro y hechizo,
y se contonea como las olas,
y mueve como el aire sus manos de mar.
En femenino singular;
Ella es bailaora.

 

Visita la Galeria Bailaora

Anterior
Siguiente