Presentación

Fotografía de animal felino de 5h2o. Primer plano de cara de gata parda con cristalinos ojos amarillos.

 

El color del cristal con que se mira…

Del poema “Las dos linternas” de Ramón de Campoamor.
Citando al filósofo griego Diógenes de Sinope, también conocido como Diógenes el Cínico, el poeta reflexiona sobre la percepción de la vida.

La vista, reina de los sentidos, tampoco puede escapar a esta subjetividad implacable.
Cada imagen que se nos presenta ha de atravesar el filtro de un doble círculo, único para cada humano.
Y cada iris humano es exclusivo.
Si una huella digital es irrepetible, también lo es la ventana por donde la luz se nos revela:
Nuestras pupilas.
Así como nuestra forma de expresarnos es diferente, así también lo es aquello que percibimos.
Aunque sea lo mismo.

Cada cual recibe una misma imagen como algo sutilmente distinto.
Tomar una instantánea con una máquina es como cazarla.
Mostrarla tal como la sentimos es otra historia.
Cuenta el espectador y su forma de entenderla.
El observador lo es todo.

Esta web personal de fotografía es solamente un escaparate. Un lugar donde mostrar una pequeñísima parte de las imágenes que me han sido dadas por la vida en este increíble planeta.
Buscadas o no, todas me han sido entregadas.
Y como un espejo, te las muestro a ti, para que las recibas a tu manera.
Libres de opiniones ajenas. Libres de juicios o de cortesías.
Sólo son imágenes.
Sólo tú puedes ponerles alma.
Pues, como dijo el poeta:

“… nada hay verdad ni mentira:Fotografía de naturaleza de 5h2o. Puente colgante de tablas de madera sobre rio en bosque frondoso.
Todo es según el color
del cristal con que se mira.”

 

EL BLOG

Las palabras son símbolos que nos llevan a unas interpretaciones interiores particulares en cada ser humano.
Igual que los sentidos, el lenguaje es una trampa.
¿Cómo saber si lo que entiendes tú
es lo mismo que quiero expresar yo?
¿Qué significados nos son comunes?
Y sin embargo, el lenguaje es también ese puente que cruzamos a diario.

Desde mi lado se dibuja un paisaje.
Desde el tuyo, me pintas en otro.
Espérame. Voy a cruzar este puente.

Abajo, un rio de dudas modula mi paso.
Dame un momento, ya voy cruzando.

Y cuando llegue a tu lado, podré verte.
Porque me daré la vuelta y sabré…
Qué estabas mirando.